La Venencia

Pocos bares en Madrid conservan aún la esencia castiza española. La inmensa mayoría de las tascas de la Villa se han convertido en burdas atracciones turísticas, perdiendo la autenticidad en un descarado y despreciable ejercicio de marketing.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

más leídas

Dinero y flamenco

El dinero. Ese sucio invento capaz de comprarlo todo. Aquél burdel lleno de desgracias, ese mercadillo de desdichas y malas gentes, ha sido en ocasiones…

La deshumanización gentilicia

Mediocre es la obra que el acto fúnebre conmemora. Sobre el ataúd camina un fantasma sin decir nada, y delante del gentío vestido de luto,…

El Barón Rampante

Con la edad de doce años Cosimo, Barón Piovasco Di Rondó, decide rebelarse ante los formalismos impuestos por su condición. Lo hace de la forma…

Guadalquivir

Doñana.

MÁS ARTÍCULOS