El Barón Rampante

Con tan solo doce años Cosimo, Barón Piovasco Di Rondó, decide rebelarse ante los formalismos impuestos por su condición de aristócrata.

Lo hace de la forma más infantil, trepando a un árbol de la villa donde vive con su familia. Desde entonces, este niño inquieto y curioso decide pasar el resto de su vida subido a las ramas, viajando a través de los árboles.

Una aventura fascinante que muestra la lucha de un niño por sus ideales. Valores como la perseverancia y el ingenio hacen de este libro no sólo una obra maestra, sino el perfecto compañero de viaje. Un viajero debe llevar siempre a ese barón rampante en su interior.

Los comentarios están cerrados.

más leídas

La deshumanización gentilicia

Mediocre es la obra que el acto fúnebre conmemora. Sobre el ataúd camina un fantasma sin decir nada. Delante del gentío vestido de luto sube…

El renacer de García-Álix

Siempre he admirado a Alberto García-Alix (León, 1956). Como fotógrafo comenzó sus andaduras durante su juventud en los años de la Movida Madrileña y desde entonces…

Dinero y flamenco

El dinero. Ese sucio invento capaz de comprarlo todo. Burdel de desgracias, mercadillo de desdichas, elixir de las malas gentes. Ha sido en ocasiones objeto…

Guadalajara

"Guadalajara, Guadalajara; tienes el alma de provinciana; hueles a limpio, a rosa temprana; Guadalajara, Guadalajara; tienes el alma más mexicana". Ya nos lo advertía El…

MÁS ARTÍCULOS