Vencejo de La Real Maestranza

He escrito un poema taurino y lo he titulado “Vencejo de La Real Maestranza”. Se trata de un homenaje al mundo del Toro y al arte en general. Actualmente dos amigos míos aficionados al cante jondo están tratando de ponerle voz. En un futuro quizás podamos grabar una bulería por soleá.

El hilo conductor es el viaje de un vencejo por España, “la piel de toro”. El Vencejo es un pájaro muy característico, que representa la máxima adaptación de las aves a la vida aérea, capaz de realizar en el aire todo, a excepción de la nidificación. Además, es capaz de volar hasta mil kilómetros en un solo día.

Es común ver a decenas de ellos buscando su sitio entre el albero y el cielo mientras sobrevuelan la Real Maestranza de Sevilla. Es aquí donde nuestro pájaro comienza su viaje. Y es aquí, en Sevilla, donde el torero Dávila Miura dijo que “si Sevilla fuese un sonido, sería el de los vencejos de La Maestranza”.

Ahí va.

Vencejo de la Maestranza

Yo quiero ser vencejo,

para ver a Manzanares

desde el cielo torear.

Y que se pare el tiempo;

que mis alas dejen

por un momento

de volar.

 

Irme volando pa Jerez,

con la saeta de un gitano,

posarme en un caballo,

y salir a galopar.

 

La arena de Bilbao

negra la han pintao,

¿a mi quién me pintó?

Morante me dibujó.

 

El toro entra huracán

y luego sale brisa,

cuando torea Ponce

el astado no tiene prisa.

 

Quiero tener un nido en Ronda,

donde la muleta se pone jonda

Y otro en las Ventas,

pa cegarme de arte

y salir a tientas.

 

Yo quiero dormir en la bola,

despertar y ver a Julián

torear con temple

a una mano sola.

 

Saludar a los toreros,

cantar a Roca Rey,

irme pa chiqueros,

que allí no hay patria ni ley.

 

Ver a un picador

citar a un Miura,

clavar la puya

y salir triunfador.

 

Vestirme muy flamenco,

volar también muy lento,

enamorado todo el tiempo…

Y cada tarde

detener el viento.

Los comentarios están cerrados.

más leídas

Dinero y flamenco

El dinero. Ese sucio invento capaz de comprarlo todo. Burdel de desgracias, mercadillo de desdichas, elixir de las malas gentes. Ha sido en ocasiones objeto…

La deshumanización gentilicia

Mediocre es la obra que el acto fúnebre conmemora. Sobre el ataúd camina un fantasma sin decir nada. Delante del gentío vestido de luto sube…

Historia de una finca

Tres noches nada más, he tardado en leer la obra insignia de José y Jesús de las Cuevas. Para algunos "la mejor novela jamás escrita…

El renacer de García-Álix

Siempre he admirado a Alberto García-Alix (León, 1956). Como fotógrafo comenzó sus andaduras durante su juventud en los años de la Movida Madrileña y desde entonces…

MÁS ARTÍCULOS